Qué hacer cuando tu cliente se va por las ramas

Implicarse o involucrarse

Sé sincero: ¿alguna vez has tenido algún cliente que se vaya por las ramas? Si la respuesta es que sí, no estás solo. Recientemente, me escribió un coach con el mismo problema:

Hola David,

Estoy aplicando todas las herramientas que conozco en un proceso personal. La dificultad que estoy encontrando es que la persona necesita hablar mucho, y se me va el tiempo.

¿Cómo puedo abreviar ese prólogo para centrarnos en el proceso? La verdad es que la persona está muy sola y le hace mucha falta y yo la dejo ir un poco al ver su necesidad. Por lo demás, está poniendo los planes de acción en marcha muy diligentemente, es muy puntual y está muy implicada.

Lo único que las sesiones se nos van un poco de tiempo, que no de sesiones. En el número de sesiones vamos dentro de planning.

La diferencia entre implicarse e involucrarse

Para empezar, es importante aclarar la diferencia entre implicarse con el cliente o involucrarse en lo que te está explicando.

Para explicarlo de manera gráfica, piensa en un plato de huevos con bacon: en ese plato hay 2 animales: uno implicado y otro involucrado.

¿Sabes la diferencia?

Efectivamente, la gallina está implicada, ha puesto los huevos, pero sigue viva, puede seguir poniendo más.

Sin embargo, el cerdo está involucrado: lo ha dado todo, pero está muerto, no puede seguir dando más.

Por eso es importante que valores tu tiempo, de lo contrario, cada vez se te alargarán más y ya no serás tú el que controle la sesión sino el cliente, razón por la que te conviertes en el “cerdo” de ese plato.

A veces nos cuesta hacer parar a aquellas personas que normalmente tienen tendencia a hablar y hablar e irse por las ramas. Sí que es posible que necesite hablar, pero no olvides que tú eres el responsable del proceso, es decir de que se aprovechen al máximo las sesiones y que se le saque el máximo partido.

Hay personas que hablan y hablan pero no se escuchan, simplemente sacan lo que tienen dentro para sentirse mejor, pero no llegan a reflexionar sobre ello, y, no te olvides, que una parte importante de nuestra labor es esa, hacer que la persona tome conciencia de dónde está y qué es lo que le ha llevado hasta ahí y para eso es muy importante preguntar, preguntar y preguntar.

Técnicas para tomar el control de la sesión

  • Avisar de que en algún momento de la sesión es posible que toques a la persona porque creas que a lo mejor el tema se está yendo de lo que es el objetivo global o el objetivo de la sesión. De esa manera, ya tienes legitimidad para en el momento que la persona se está yendo (y tú con ella), puedas utilizar eso que has pactado y que te ayude a volver a situarte y continuar.
  • Usar el backtracking. Se trata de decirle a la persona: “perdona, déjame hacer un resumen de lo que me has dicho para ver si lo he entendido”. Entonces haces ese resumen (imprescindible que sean sus palabras, no cambiar nada) y acabas con una pregunta que haga cambiar el rumbo. Ejemplo:

Después de lo que me has dicho hasta ahora... ¿En esta sesión, concretamente, qué te gustaría conseguir?

  •  Generar algún estado interruptor. Sólo cuando veas que realmente esto se está “yendo de madre” y evolucionando hacia algo que ya no tiene nada que ver con el objetivo ni con el coaching. Entonces se trata de “romper el rapport” preguntándole por algo totalmente diferente a lo que está hablando y que le saque del contexto de diálogo sin parar en el que estaba. Ejemplo:

"¿Puedo hacerte una pregunta? ¿Me dijiste que tenías un hijo o dos?“ Al principio descoloca, pero luego puedes ligarlo a algo del tema que tenga que ver con el objetivo, o meter ahí el backtracking y continuar.

Te toca

Después de leer la experiencia de un coach como tú, y conociendo también cuál es la solución que propongo, ve a los comentarios y cuéntame qué vas a hacer para que tu cliente no se vaya por las ramas. Puedes aprovechar y explicarme tu caso personal.

Por otra parte, te invito a leer mi artículo sobre qué hacer si tu cliente de coaching personal no cumple con su parte.

Derechos de imagen | Viktor Hanacek

About The Author

David Alonso

Mentor de Coaches, Master Trainer en Coaching por Valores y Experto en Coaching Personal. Mi misión es ayudar a otros Coaches proporcionándoles herramientas que les permitan tener mayor seguridad con sus clientes y poder vivir cómodamente como Coaches Personales.