3 claves para destacar en tus sesiones de coaching personal

El Cola Cao y el coaching personal

¡Hola! No, no soy David Alonso. Soy Santi García, de elmecanicosocial.com, y este es un post-invitado sobre marca personal. Antes de continuar, me presento. Mi propósito profesional es que marques la diferencia profesionalmente. De ahí esta entrada. En mi vida anterior, trabajé por cuenta ajena de Social Media Manager. Pero lo dejé. Lo dejé porque estaba en contra de mis valores fundamentales.

Es la primera sesión con un cliente de coaching personal. Entonces, te asalta el temor de no ser capaz de responder a sus expectativas. Pasa una hora. Se va por donde ha venido. ¿Cómo saber si lo has convencido?

Fácil. Pregúntate si vale la pena recorrer más de 30 kilómetros en coche por ser tu cliente.

No te preocupes, a continuación detallo cuáles son las claves a cumplir si quieres dejar una huella imborrable en tus clientes.

Sé inolvidable, cuenta tu propia historia

Cada día somos el blanco de más de 3.000 impactos publicitarios. Son tantos que difícilmente recuerdas un anuncio en concreto. Así que los olvidas. En cambio, conoces la clásica canción del Cola Cao pese a tener más de 50 años. Esa es la clave. No quiero decir que te conviertas en el próximo negrito o negrita del áfrica tropical, sino que identifiques qué te hace diferente por naturaleza. ¿Cuentas con una historia de superación personal? Buenas noticias: son altamente nemotécnicas, es decir, inolvidables.

Pon el listón alto

Dice la Real Academia Española (RAE) que una expectativa es la esperanza de realizar o conseguir algo. El problema es que sólo hay un modo de responder adecuadamente a las expectativas de tu cliente, conociéndolas. Por desgracia, nadie dispone de esa información con esa exactitud, motivo por el que sólo te queda poner el listón bien alto. Si únicamente te habías propuesto satisfacer a tu cliente y te equivocas, tienes un cliente insatisfecho. Si por el contrario querías satisfacerlo por completo y fallas, al menos conseguirás un cliente satisfecho.

La primera impresión: el momento de la verdad

Ha llegado la hora. Estáis frente a frente. Es la primera impresión. Se trata de un momento de la verdad: un instante de poco menos de 2 décimas de segundos en que tu cliente se forma una imagen de ti. La mala noticia es que no tendrás una segunda oportunidad de causar una buena primera impresión. Por lo que si el contacto inicial es negativo, tu cliente se fijará en detalles que reafirmen su mala imagen de ti. Por esta razón, procura cuidar todos y cada uno de los momentos de la verdad, esto es, cualquier instante que produce una impresión en tu cliente.

Recuerda: no tendrás una segunda oportunidad de causar una buena primera impresión. Esa imagen determinará qué piensa tu cliente de ti y cómo se relaciona contigo.

Te toca

Esto es todo. Ahora te planteo una pregunta, ¿qué técnicas utilizas a fin de satisfacer a tus clientes? ¿Existe alguna que te esté dando buenos resultados? Ve a la caja de comentarios y comparte conmigo cómo trabajas la imagen que comunicas a lo largo de tus sesiones de prueba. ¡Espero tu respuesta!

About The Author

Santiago García

Soy El Mecánico Social, de elmecanicosocial.com, y mi propósito es ayudarte a obtener el reconocimiento que mereces a través de la marca personal, lo que dicen de ti cuando no estás delante. En mi vida anterior, trabajé por cuenta ajena de Social Media Manager. Pero lo dejé. Lo dejé porque estaba en contra de mis valores fundamentales.