Hazte un favor: deja de poner excusas

Tu camino a la meta

En el Grupo de Iniciación a la Meditación (GIM) en el que estoy de alumno, surgió un tema muy interesante y que probablemente te suene como coach… Pero déjame antes que te ponga en contexto de lo que es el GIM.

El GIM es un programa creado por Sangha Activa para enseñar paso a paso y guiar en el inicio a la meditación, proporcionándote diferentes técnicas que vas practicando cada semana e interiorizando.

Pues bien, la práctica de esta semana pasada se llama Katsugen y consiste, explicado de manera muy breve, en poner música y dejar que tu cuerpo se exprese sin tapujos, tal y como te surja.

En el webinar de seguimiento, apareció la “palabrita” obstáculos, en el sentido de justificar el por qué a veces no hacemos lo que tenemos previsto hacer y lo posponemos al surgir esos “obstáculos”.

A mí me gusta más llamarlo excusas. Creo que en la mayoría de los casos es más acertada esta palabra y define mejor la realidad de por qué no hacemos las cosas que sabemos que tenemos que hacer.

Tenemos muchas y muy variadas: el tiempo, los hijos, la pareja, me encontraba mal, tenía otras cosas más importantes que hacer, etc… ¿Te suena?

Deja de ponerte excusas

Cuando quieres iniciarte como coach pasa exactamente lo mismo, te pones mil excusas para aplazar la decisión. “Todavía no estoy preparado/a, necesito más formación, es que ahora tener que poner a venderme, es que el dinero…” Y así muchas y muchas más.

Para mí hay un factor clave en todo esto y se llama TOMAR LA DECISIÓN.

Lo pongo con mayúsculas porque hay decisiones que tienen que estar en mayúsculas porque, sin duda, marcan nuestro futuro y ésta es una de ellas.

Cuando tú TOMAS LA DECISIÓN significa que ya no hay vuelta atrás, que vas a por eso sí o sí y que aunque no sepas muy bien ni cómo ni cuándo lo vas a conseguir.

Si de algo estoy especialmente orgulloso de mí es de TOMAR DECISIONES e ir a “muerte” con ellas.

¿Todavía tienes dudas? Te presento a Hernán Cortés

No sé si conoces el origen de la expresión “Quemar las naves” que para mí es lo mismo que TOMAR LA DECISIÓN.

Este es una expresión originada en la decisión de Hernán Cortés durante la Conquista de México de inutilizar sus naves para dejar claro a sus hombres que la retirada era imposible (1519). Sólo se podía ir hacia delante.

Te cuento esto porque he empezado recientemente con un entrenador personal, César Hernández de Entrenamiento Consciente, que es también mi “profe” de meditación en el GIM que te explicaba al principio.

Esto es lo que he hecho yo

El caso es que hoy me tocaba correr.

Estaba en casa trabajando por la mañana mientras veía llover y he recibido un WhatsApp suyo que me preguntaba qué tal me iba el entreno.

En ese momento he caído en la cuenta que me estaba planteando qué hacer por la lluvia

Entonces me he sonreído y le he dicho:

-“Hoy hay uno de esos obstáculos, la lluvia”.
A lo que él me ha contestado:
-“A ver qué solución encuentras… 😉 ”

Te dejo una imagen que vale más que mil palabras sobre la solución:

David Alonso

Y es que cuando TOMAS LA DECISIÓN, la mayoría de obstáculos se desvanecen, sólo ves tu meta y vas a por ella sí o sí.

¿Tú ya has tomado TU DECISIÓN? Dímelo en los comentarios.

About The Author

David Alonso

Mentor de Coaches, Master Trainer en Coaching por Valores y Experto en Coaching Personal. Mi misión es ayudar a otros Coaches proporcionándoles herramientas que les permitan tener mayor seguridad con sus clientes y poder vivir cómodamente como Coaches Personales.